CENTENARIO ESCANDINAVO

Este 6 de diciembre de 2017, coincidiendo con la festividad de la Constitución en España, Finlandia celebra el primer centenario de su independencia de la extinta URSS, a la que había pertenecido desde el 1809.

EL NACIMIENTO DE UNA NACIÓN

Finlandia nació como nación el 6 de diciembre de 1917, a rebufo de la Revolución Bolchevique de octubre de aquel año. Fue la segunda república que la Unión Soviética perdió después de que en 1867, Alaska anexionara en Estados Unidos por un montado de unos siete millones de dólares.

Dentro de la península de Escandinavia, Finlandia ocupa un área de 338.145 kilómetros cuadrados delimitada por el mar Báltico, los golfos de Botnia y Finlandia y por las fronteras con Suecia, Noruega y Rusia.

Con una población de 5,4 millones de habitantes (según el censo de 2015), Finlandia tiene Helsinki (sede de los Juegos Olímpicos de verano de 1952) por capital, donde está la sede del Parlamento o Eduskantalao, como se le llama popularmente en finés, el idioma oficial del país que convive con el sueco.

La religión más profesada en Finlandia es el cristianismo en su vertiente evangélica-luterana.

 

INICIOS CONVULSOS

No habían pasado ni dos meses de su independencia cuando, el 27 de enero de 1918 (a finales de la Primera Guerra Mundial), Finlandia se vio abocada a una guerra civil que duraría cuatro meses, culminando con la retirada de las tropas de ocupación soviéticas. En el marco de la Segunda Guerra Mundial, el país escandinavo libró dos contiendas contra la URSS: la llamada Guerra de Invierno (1939-1940) y la Guerra de Continuación (1941 a 1944). En 1944, Finlandia combatió contra los nazis en la Guerra de Laponia.

INTEGRACIÓN INSTITUCIONAL Y MONETARIA

Finlandia entró a formar parte de la Organización de Naciones Unidas (ONU) en 1955, además de ser miembro de la Unión Europea desde 1995. De los cuatro países que comparten la península de Escandinavia, sólo Finlandia tiene implantado el euro desde el 2002, en sustitución del marco finlandés; mientras que Suecia y Noruega usan la corona como divisa, y Rusia el rublo.

ATRACTIVOS TURÍSTICOS

Además de la capital, Helsinki (con la fortaleza de Suommenlina), Finlandia tiene otras ciudades con más o menos interés turístico como Espoo, Tampere o Turku. Pero ningún lugar del país escandinavo atrae tanto como Laponia y el parque nacional Pyhä-Luosto, desde donde se pueden contemplar fenómenos naturales tan espectaculares como el sol de medianoche o las auroras boreales. La capital de la región de Laponia es Rovaniemi, donde se puede visitar la casa de Santa Claus, lo que la convierte en el destino más demandada en estas fechas.

northern-lights

LA SAUNA Y LA FAUNA

Si por algo, Finlandia es conocida del mundo es por haber inventado la sauna, una especie de cabina que desprende vapor. Las saunas se encuentran, sobre todo en cabañas aisladas en los gélidos bosques donde campan osos, lobos, zorros árticos o los escasos renos que viven en Laponia.

LOS NÚMERO UNO AL VOLANTE

Los deportes con más seguimiento son el hockey sobre hielo, el baloncesto o el fútbol. Sin embargo, si hay un deporte en el que Finlandia destaque es el automovilismo, que ha dado grandes campeones como Ari Vatanen (Ford), Hanu Mikola (Audi) o Marku Alen (Fiat y Lancia-Martini). No en vano, uno de los ralis más importantes del campeonato mundial se disputa en Finlandia y es conocido como el «de los Mil Lagos».

«FINEMA»

La industria cimematográfica finlandesa ha dado cineastas como Aki Kaurismaki, que debutó en 1983 con la adaptación de la novela de Fiodor Dovstoievski, Crimen y Castigo. Aki Kaurismaki, junto con su hermano Mika, creó el Midnigt Sun Film Festival, que se celebra en la localidad de Sodankylän. Otro director finés ilustro es Lauri Mauritz Harjola, afincado en Hollywood bajo el seudónimo de Renny Harlin. El responsable de La jungla 2: alerta máxima estuvo casado con la actriz Gena Davis entre 1993 y 1998, a la que dirigió en La isla de las cabezas cortadas y Memoria letal.

EUROVERGUENZA AJENA

De todas las ediciones del Festival de Eurovisión en que Finlandia ha participado, la única que ha ganado hasta ahora es la de 2006, en la que el grupo de rock Lordi triunfó con la canción Hard rock, Halleluja. A pesar de la victoria de los representantes finlandeses al certamen, muchos de sus conciudadanos no se sentían precisamente orgullosos, ya que los integrantes de la formación liderada por el cantante Tomi Putansu exhibieron una estética estrafalaria que para muchos daba una imagen patética del país.

Tal era la vergüenza ajena que Lordi provocó en algunos finlandeses que hubo los que llegaron a solicitar al entonces presidenta del Gobierno, Tarja Halonen, que vetara la participación de la polémica banda en el Festival.

UN SIGLO DE PROGRESO

Han pasado 100 años desde que Finlandia se convirtió en el país que conocemos hoy, con una de las rentas per cápita y nivel de bienestar más altos del mundo, así que «onneksi olkoon» (felicidades en finés)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *