Mucho más que una goleada 

El pasado 24 de Noviembre, los madridistas que dirige Zidane vencieron al Málaga de Michel no precisamente con un encuentro para tirar cohetes. Todo lo contrario: fueron a remolque y tuvieron que remontar un marcador adverso.

El Real Madrid pasó dos semanas con una crisis existencial de juego,  que se confirmó con el empate ante los leones de José Ángel “Cuco” Ziganda de hace solo una semana. Este nuevo tropiezo hizo que se encendieran todas las alarmas del vestuario merengue.

El partido ante el Sevilla de Berizzo era crucial para no perder el tren de la liga. Por eso, los merengues estaban obligados ya no solo a conseguir los 3 puntos, sino también a ofrecer el espectáculo que sus aficionados se merecen. Y así fue. Los blancos ganaron con una de esas goleadas que da una “sobredosis” de autoestima para lo que se les viene encima: Mundialito de clubs y el clásico.

Manita blanca

El aficionado madridista  y su presidente, Florentino Pérez, ya pueden decir que han disfrutado con su equipo, pues no solo consiguen los tres puntos, sino que además lo hacen con una  exhibición marca de la casa.

Los goles no tardarían en llegar. El primero de ellos fue a cargo de Nacho, iniciando la fiesta con un tempranero 1-0 en el minuto 3. Ya metidos en la faena, Cristiano se llevaría la palma marcando el 2-0 en el 23 y el 3-0, en el 31. A ellos se unirían Kroos, con el 4-0 en el 38; y el canterano Achraf, se estrenaría con el 5-0 en el 45.

En la primera mitad, parecía que los sevillistas se habían empequeñecido, (o quizás que  el “feudo” blanco se les ha hecho más grande de lo que es). El caso es que el Sevilla  desapareció en 45 minutos.

 

 

Un encuentro de tan solo 45 minutos 

Lo cierto es que todo parece muy extraño. Tanto Zidane como Berizzo han tenido suficiente con haber disputado medio encuentro, porque es como si le hubiesen sobrado la segunda mitad.

Todo lo que habían hecho los madridistas con esa “manita” en la primera parte sobre los hispalenses, propició una segunda parte en la que bajaron el ritmo y vimos al mismo Madrid aburrido de las últimas semanas. A los madridistas, la goleada les ha servido como un chute de autoestima de cara a próximos encuentros, entre ellos, el choque que está al venir de la Champions contra el PSG de Neymar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *