10 + 1 compositores de cine a descubrir

¡BATUTA, PARTITURA Y … ACCIÓN!

Desde sus orígenes, en el cine, las bandas sonoras han jugado un papel esencial. Otorgan intensidad y profundidad a la trama de cualquier película, las cuales, con la llegada del cine sonoro, se convirtieron en un complemento a los diálogos de los personajes.

MELODÍAS EN LA MEMORIA COLECTIVA

En largo de su historia, el séptimo arte ha dejado melodías fílmicas para la posteridad en la memoria colectiva de varias generaciones de espectadores. Son recordadas bandas sonoras de películas tan memorables como Lo que el viento se llevó; Memorias de África, Rocky, E.T., el extraterrestre o Titanic. Estas piezas instrumentales se han convertido en iconos cinematográficos universales.

LOS MAESTROS DE LA AMBIENTACIÓN MUSICAL

En cualquier película, la banda sonora tiene un abanico de matices en función del género o las situaciones que se desarrollan en las tramas. También tienen la personalidad que le otorgan los compositores, los cuales coordinan orquestas tan prestigiosas como la Filarmónica de Londres. A continuación mencionamos cinco de los más reputados:

Ennio Morricone (El bueno, el feo y el malo; La muerte tenía un precio; Por un puñado de dólares; La misión o Cinema Paradiso).

Maurice Jarre (Doctor Zhivago; Los diez mandamientos; Atracción fatal o Ghost, más allá del amor).

James Horner (Límite: 48 horas, Danko: calor rojo, (las dos dirigidas por Walter Hill); Braveheart; Willow o Una mente maravillosa).

Jerry Goldsmith (trilogía Rambo; Gremlins; Star Trek, la película; Desafío total; Instinto básico o Air Force One).

John Williams, músico de cabecera tan de Steven Spielberg (Tiburón; E.T., el extraterrestre o La guerra de los mundos) como de George Lucas, creador la saga Star Wars.

TRAMAS A RITMO ELECTRÓNICO

Aparte de los compositores más clásicos y ortodoxos, hay otros con un estilo más moderno, ya que han reproducido melodías de fondo mediante un sintetizador y aquí van cinco referentes imprescindibles:

Vangelis, que ha firmado la música de títulos como Carros de fuego o Blade Runner.

Brad Fiedel es el responsable de la ambientación musical de Terminator.

Harold Faltermayer, autor de la banda sonora de Superdetective en Hollywood.

Stewart Copeland, quien fue batería de la mítica formación Police, desarrolló una faceta como compositor de bandas sonoras sintetizadas como demuestran los filmes Wall Street o No me chilles que no tiene veo.

Mike Oldfield compuso el inolvidable tema Tubular bells, que suena al inquietante y perturbadora escena de El exorcista en que la niña protagonista (Regan, interpretada por Linda Blair) levita por encima de la cama.

EL PRÍNCIPE DE LAS MELODÍAS ANIMADAS

En cuanto las películas de animación tradicional (concretamente la factoría Disney de finales del siglo XX) el compositor de referencia es Alan Menken, quien ha compuesto las partituras de canciones conocidas como A whole new world, interpretada por Regina Belle y Peabo Bryson para Aladdin. El mismo Bryson cantó dúo con Celine Dion el tema principal de La bella y la bestia, bajo la batuta de Menken.

LAS CANCIONES, TAN IMPORTANTES COMO LOS DIÁLOGOS

En el género del cine musical, las canciones cobran la misma relevancia que los diálogos de los personajes de las películas en que se interpretan, dado que la letra que contienen son el hilo conductor de las historias que se narra, independientemente de que sea la ambientación. Las películas musicales abarcan títulos tan memorables como El cantor de jazz (significó el nacimiento del cine sonoro), protagonizada por Al Jolson interpretando All that the jazz; Cantando bajo la lluvia, con las coreografías de Gene Kelly, Debbie Reynolds y Donald O’Connor; Invitación a la danza, también con Gene Kelly; West Side Story, una puesta al día del clásico shakesperiano Romeo y Julieta; Sonrisas y lágrimas; Grease, la cual supuso la consagración de John Travolta, así como su debut como cantante. En lo que llevamos de siglo XXI, han pasado por las pantallas de cine films cantados y coreografiados como Moulin Rouge, Chicago, Sweenney Todd, Los descendientes (Walt Disney), Step up, Street dance o la reciente La, la, land.

BANDAS SONORAS EN VIVO

El músico John Williams fue pionero en interpretar en vivo y en directo las propias composiciones, como las fanfarrias de la banda sonora de Star Wars, la que se pudo escuchar el 2 de noviembre de 1977 en Boston. Pero para disfrutar de la música cinematográfica en primera persona no es necesario cruzar el Atlántico, dado que la Orquesta Barcelona Ciudad (OBC) programa recitales en los que se reproducen las melodías más icónicas del séptimo arte. En el Auditorio se han podido escuchar las piezas instrumentales de títulos como El señor de los anillos, así como el repertorio de las partituras que Maurice Jarre ha dejado para la posteridad.

Si el cine, más que como un medio de entretenimiento, es considerado como una fábrica de sueños, es gracias en gran medida a las bandas sonoras, que le han otorgado el toque de magia que lo hace ser el séptimo arte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *