Padre nuestro, tú que fallas

El día 19 de marzo se celebra el día del padre; aún así, hace muchos años que no es festivo en Cataluña, pero sí lo es en Valencia con motivo de las fallas.

El día del padre tiene un origen religioso en honor de San José. Según el cristianismo, José de Nazaret fue el marido de la Virgen María y el padre de Jesús. Por este motivo, se eligió este día como el Día del Padre. En este sentido, también quisiera comentar que el Día de la Madre se celebra el primer domingo de mayo.

Además del Día del Padre, el Día Internacional del Hombre se celebra en muchos países el 19 de noviembre para todos los hombres, con independencia de si son padres o no.

Crema de San José

Para el 19 de marzo es tradición comer crema catalana, también llamada crema de San José. Esta es una de los postres más típicos de Cataluña y está para chuparse los dedos (sobre todo si está quemada).

En cambio, en muchos países católicos, es una festividad con mucho renombre y muy celebrada debido a que San José era el padre de Cristo. También comentó que en este día también se hacen regalos.

Fallas en Valencia

En la ciudad de Valencia, y en más de 90 municipios de la comunidad valenciana, el día de San José es una festividad muy importante porque se celebra la semana de las fallas.

Se trata de una fiesta que atrae a muchos turistas. Prueba de ello, es que cada año viene gente de todo el mundo para ver los monumentos de las fallas, el espectáculo de luces, las mascletadas, los fuegos artificiales, etc. En la última noche, la famosa cremà, se prende fuego a más de 1.000 fallas; excepto el llamado «muñeco indultado», que se entrega de las llamas.

La palabra falla sirve para nombrar a las antorchas. Por ello, las fallas son monumentos o esculturas artísticas, satíricas o grotescas sobre cualquier cosa, persona, evento; hechas tradicionalmente con madera o cartón.

Más de 200 años de historia

Las fiestas falleras son originarias de la ciudad de Valencia, ya en 1784 existe documentación donde las autoridades municipales prohíben quemar fallas en las calles estrechas de la ciudad y obliga a hacerlo en las plazas suficientemente anchos. Pero hoy en día se celebran también en otras ciudades y pueblos del País Valenciano, como Xàtiva, Gandia y Alzira.

En 2016, las fallas fueron reconocidas como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad por la UNESCO.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *