EL ARTE DEL VANDALISMO

Los grafitis, un arte controvertido que se caracteriza por dibujos abstractos (en muchos casos de dudoso gusto estético), invaden cualquier superficie «virgen», como paredes ubicadas en solares, persianas de locales comerciales, o incluso, cajas de camiones. Las pintadas realizadas con aerosol dan una imagen de decadencia y deterioro paisajístico.

CON ATREVIMIENTO Y PERMANENTE NOCTURNIDAD

Transportes Metropolitanos de Barcelona (TMB), libra una batalla diaria para borrar el rastro que dejan los «artistas» en los vagones del metro de Barcelona. Para lograr su objetivo, los pintores furtivos se cuelan a través de las salidas de emergencia (deben permanecer permanentemente desbloqueada) hasta la cola de maniobras de las estaciones de principio / final de línea, como Trinitat Nova.

Los vándalos ven en los convoyes del suburbano una amplia tela sobre la que plasmar su peculiar estilo gráfico. Los hay más osados ​​que se atreven a rociar pintura en spray sobre los trenes metropolitanos a la vista de los pasajeros y la mirada pasiva de los vigilantes de seguridad. Los trenes de Cercanías también son objeto de tuneo.

PINTADAS SOBRE LA SUPERFICIE

Otros que tampoco se libran de la huella de los grafiteros son los comercios, en las persianas metálicas de las cuales, dejan plasmadas palabras abstractas como Tzara o NIMEK (coincide con el nombre de una aldea al este de la Irán).

Los propietarios de algunos negocios han optado por decorar las persianas con motivos ilustrados que los identifiquen, para disuadir a los aficionados al spray, aunque no en todos los casos se consigue el objetivo.

grafitti borrell

grafitti borrell 2

En el número 308 de la calle Comte Borrell, hay un supermercado, los paneles de vidrio del que quedaron completamente opacos por pintadas vandálicas. Como solución, los responsables de la cadena a la que pertenece, recurrieron a un artista que firma sus obras con la rúbrica Soem Mac. Las ilustraciones superpuestas representan, por un lado, el perfil de un rostro femenino y unos fondos de tonos rosados. Y un campo, de la otra. También predominan unas esferas que contienen dos eslóganes evocadores: «Por ti, llegaremos al fin del mundo” y “Nada se puede comparar contigo».

SINERGIAS ENTRE GRAFITIS Y VIDEOJUEGOS

Los grafitis han tenido siempre una gran influencia sobre la industria del entretenimiento. Una prueba que lo certifica es el hecho de que en 1989, llegó a las salas recreativas Crime fighters, un videojuego arcade de luchas callejeras. En la careta, el título aparece en forma de pintada vandálica sobre un vagón de metro. Los grafitis son un elemento presente en algunos de los escenarios en los que transcurre la acción del juego, consiguiendo así, una ambientación marginal.

Del mismo modo, en algunos muros y edificios abandonados, se pueden ver obras pintadas con aerosol que rinden homenaje a videojuegos tan emblemáticos como Super Mario Bros (también se ha pintado una versión pixelada), Megaman o Call of duty.

Guste o no, los grafitis forman parte de la cultura popular y el entorno urbano de las ciudades. Lo que para unos es un arte incomprendido, para otros es una forma de incivismo que degrada estéticamente el paisaje. En definitiva, el arte del vandalismo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *