El liderazgo de las mujeres con discapacidad

Los pasados ​​días 10, 11 y 12 fui a Nueva York, pero no fui de vacaciones. Fui a hacer algo mucho más importante: participar en la Declaración de Naciones Unidas sobre mujeres con discapacidades en liderazgo político y público. Me siento muy orgullosa porque he sido la única persona con discapacidad intelectual que ha participado en la elaboración y aprobación de la Declaración.

La declaración se ha incorporado a la Plataforma Beijing +25 y la hemos firmado una veintena de mujeres en situación de discapacidad de diferentes países.

La declaración pide a los Estados que potencien el papel de las mujeres y las niñas con discapacidad y promuevan nuestro liderazgo en la sociedad.

Me acompañó mi madre, Katy Trias, directora general de la FCSD; y Edgar Prat, mi asesor personal en mi actividad como vocal del Consejo Rector del Instituto Municipal de Personas con Discapacidad (IMPD).

Tuve la oportunidad de saludar, entre otros, a María Soledad Cisternas Reyes, enviada especial de la ONU por los temas de discapacidad y accesibilidad, que es quien me invitó a Nueva York; y Luis Gallegos, embajador ecuatoriano ante la ONU y presidente de la 12ª Conferencia de los Estados miembros de la Convención sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad.

Cuando hablé en la ONU ante las otras personas me sentí un poco nerviosa pero muy feliz de lo que estaba haciendo. Pedí accesibilidad cognitiva para todos y en todas partes e inclusión desde la escuela hasta la vida independiente,  cobrando un sueldo digno. Mi madre me dijo que estaba muy orgullosa de mí.

He trabajado la Declaración con la Asamblea de Derechos Humanos Montserrat Trueta de la Fundación Catalana Síndrome de Down (FCSD).

Espero que se cumpla todo lo que dice la declaración.

Aunque no era el motivo del viaje, pude hacer un picnic en el Central Park, lo que me hacía mucha ilusión.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *