El reto de la accesibilidad cognitiva

El pasado día 28 de octubre tuve una reunión en el Consejo Rector del Instituto Municipal de Personas con Discapacidad (IMPD) y volví a pedir accesibilidad cognitiva para que las personas en situación de discapacidad intelectual puedan participar en igualdad de condiciones a las reuniones de este órgano.

Al comienzo de la reunión aprobamos un acta pasada del 4 de abril de este año y modifiqué algo. Me abstuve en la propuesta de presupuesto y plantilla por IMPD de 2020 por falta de accesibilidad en los documentos.

La nueva presidenta del IMPD, Margarita Mari-Klose, nos dijo las líneas de su mandato y yo le dije que son las mismas que la Asamblea de Derechos Humanos Montserrat Trueta (ADHMT) de la Fundación Catalana Síndrome de Down (FCSD).

Había que aprobar el presupuesto 2020 y aprobar un servicio de apoyo para el ocio inclusivo en campamentos de verano. Voté a favor del ocio inclusivo y en blanco en el otro punto sobre el presupuesto, porque no teníamos tiempo de leer todos los papeles que me dieron y no eran accesibles. Pedí que conste en acta que voto en blanco por este motivo.

Igualdad de condiciones

Sobre el primer punto del orden del día, la aprobación del acta del 4 de abril, dije que en la página 10 aparece que la “Sra. Montserrat Vilarrasa agradece que la hayan dejado participar en el consejo rector y expone que estaría bien hacer un estudio de accesibilidad cognitiva”. Añadí que quería que el estudio de accesibilidad cognitiva se haga en el consejo rector del IMPD para que una persona en situación de discapacidad intelectual, como yo, pueda participar en igualdad de condiciones que el resto de vocales.

Convención y Agenda 2030

Margarita Mari-Klose explicó las líneas de su mandato, que son la Convención de Naciones Unidas sobre los derechos de las Personas con Discapacidad y la Agenda 2030 de la ONU.

Desplegar esto supondrá poner énfasis en la Autonomía y la vida independiente y tratar de hacer de Barcelona una ciudad accesible de referencia. (Barcelona ha presentado en la candidatura mundial de ciudad más accesible).

La accesibilidad será sobre todo física en los barrios pero el gran reto también es la accesibilidad cognitiva.

Se quiere desarrollar el artículo 19 sobre la vida independiente para cerrar instituciones.

Se darán plazas a la oferta pública del ayuntamiento (2% de la oferta pública, son 53 plazas) para personas en situación de Discapacidad Intelectual (DI).

Sobre todo esto dije que para la Asamblea DHMT, la Convención y la Agenda 2030 también son nuestros objetivos. Desde 2015 nos reunimos semanalmente para sacarlos adelante y aproveché para decirles que recientemente he ido a la ONU a participar en la redacción de la declaración de mujeres con discapacidad en liderazgo político y público donde yo era la única persona en situación de discapacidad intelectual.

Ayudo a la ONU en la accesibilidad cognitiva, del mismo modo que me gustaría hacerlo con el IMPD.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *