Una asamblea para desatar la dignidad

Hace unos días, me estrene como entrevistador en Èxit21 haciendo una entrevista a Edgar Vinyals, representante de la salud mental en el Consejo Rector del Instituto Municipal de Personas con Discapacidad (IMPD). Después de la entrevista, visité junto con Vinyals, la Asamblea de Derechos Humanos Monsterrat Trueta, denominada así como referencia a la fundadora de la Fundación Catalana Síndrome de Down (FCSD).

Ya en la Asamblea,  Edgar Prat, el responsable de este organo, me enseño el libro de actas que recoge las actas del año, y en cada acta se escribe el día de la sesión, los miembros que acuden y un poco lo que dice cada uno de ellos.

El día que yo fui se trataron los siguientes puntos: votaciones pendientes, la actividad de Montse Vilarrasa en el  IMPD, visita de Edgar Vinyals, las próximas conferencias a celebrar y propuestas.

Experiencia enriquecedora

Mi experiencia personal de esta visita fue buena. Aprendí  sobre  algunos derechos  como el derecho de las personas en situación de discapacidad al voto, el de la  vida independiente (elegir el lugar en donde se quiere vivir y elegir con quien vivir), etc.

También miramos la Convención Internacional de Naciones Unidas sobre los derechos de las Personas con discapacidad, donde salen muchos más derechos.

Además ese día, Edgar Vinyals nos explicó cosas muy interesantes acerca de los derechos que tienen las personas y sobre las prácticas de salud relacionadas con el electroshock y  amarrar a las personas a la cama en las residencias.

Esta práctica va en contra todos los derechos humanos.  Vinyals estuvo hablando de salud mental. Prefiere que no se le diga enfermedad, sino diagnostico médico de salud  mental. Dijo que falta mucho por hacer para que se cumplan los derechos humanos para las personas con diagnóstico de salud mental. También dijo que no hay que medicar tanto y hay que escuchar más a las personas.

Espero que un día se cumplan  los  derechos humanos para todas las personas, esto incluye a las personas en situación de discapacidad  y las personas con diagnóstico de salud mental. No me gusta que se encierre ni amarre a las personas sin motivo. Si una persona no ha hecho nada malo, no hay derecho a tenerla encerrada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *