PRÍNCIPE DE TINIEBLAS

Te deseo a ti, solo a ti

Y no a la luz de la luna

Ni  a la bondad de tu corazón,

Ni el fuego de las velas.

Te amo.

Y deseo tus besos,

Tus caricias sintiendo tu piel,

Mirando a tus ojos

Como si fueran violetas al sol.

Por eso te quiero.

Tu llama es como un mar, un néctar.

Quisiera ser para ti

Oyendo tu voz desde las sombras,

Cuando eres mi amor

Mi príncipe de tinieblas ciegas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *