Las dos caras de un derbi

El Barça de Quique Setien volvió a sumar una nueva victoria venciendo al Espanyol con un único gol de Luis Suarez. Con esta derrota los pericos vuelven a segunda veintisiete años después.

Durante la primera mitad los culés no parecían los mismos que golearon al Villarreal, pues se vieron sorprendidos por los blanquiazules.

Los hombres de Rufete tuvieron más ocasiones de gol y pusieron en apuros al portero alemán Ter Steguen, quien tuvo que lucir más de la cuenta.

Los 3 puntos, lo más importante

Lo único que sacamos de positivo es que Griezmann volvió a ser providencial con una asistencia magistral de tacón que acabó con el gol de Suárez.

A pesar del pobre juego, lo importante era sumar los tres puntos para mantener viva la ilusión de ganar la liga.

A segunda con la cabeza alta

La otra cara de este derbi es sin duda la más triste: la consumación del descenso perico.

Los rostros de los jugadores blanquiazules era la viva imagen de la impotencia. Se van a la categoría de plata conscientes de que pudieron haber hecho algo más en esta liga.
Sin embargo, esto era la crónica de una muerte anunciada.

Hay muchas maneras de bajar a segunda pero lo cierto es que muy pocos lo hacen con la cabeza alta y esperando que este adiós de primera solo sea un hasta pronto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *