Una “manita” de Champions

Se puede decir que el nuevo Barça de Koeman tuvo el estreno europeo soñado por muchos al vencer al Ferencvaros húngaro con un claro 5-1 y así se quitó la espina clavada del 8-2 frente al Bayern Munich que tanto daño hizo en el seno del club.

Salta a la vista que este es otro Barça muy a pesar de los últimos resultados en liga (empate con el Sevilla y la primera derrota en la competición liguera ante el Getafe).

Los blaugranas estaban obligados a dar un paso al frente. Messi abrió el marcador desde los once metros, y a él se sumaron Ansu Fati, Coutinho, Dembelé y Pedri. El francés volvió a ver portería un año después y el joven canario se estrenó y cada día más nos recuerda al mejor Iniesta. Por su parte, Kharatin respondió también de penalti para el conjunto húngaro.

Lanzados a por el Clásico

Superada la primera prueba de fuego y con creces, ahora es cuestión de concentrar todas las fuerzas en un mismo objetivo: darle la puntilla al Real Madrid de Zidane en un Clásico que, después de esta sobredosis de moral, ya se ve de otra manera.

Koeman ha dado con la tecla con la que hacer funcionar la maquinaria blaugrana. Se espera que hayan muchas más contiendas como la que los blaugrana han disputado con el Ferencvaros.

Por el momento todo pasa por un Clásico que promete emociones fuertes. Si los madridistas no le ponen remedio, veremos si vuelve haber una nueva exhibición. Pase lo que pase, hay que estar preparados para lo que venga.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *