El Barça mereció más ante el Cádiz

El Barça de Koeman tenía el reto de sumar la que hubiera sido la octava victoria consecutiva en liga. De hecho, salió al terreno de juego con esta intención, pero el Cádiz se lo impidió sacando un 1-1 de Can Barça en el último suspiro.

A la media hora de encuentro Messi anotó el primer gol de la contienda desde los once metros, en un penalti provocado por Pedri. Con este marcador se llegó a la media parte.

Los blaugranas iniciaron la segunda mitad con muchas más ocasiones de gol, pero ninguna de ellas acabaría en la portería defendida por el meta Ledesma.

Lenglet lo echaría todo a perder al cometer otra pena máxima sobre Sobrino en el minuto 87. Álex Fernández anotaría el empate definitivo. Durante el tiempo restante, los blaugranas intentaron romper el empate pero el balón no quiso entrar entre los tres postes.

Frenazo a la buena racha

Todo iba bien durante las siete victorias seguidas anteriores a este choque contra el Cádiz de Álvaro Cervera, pero visto lo visto, este empate ha significado un tropiezo imperdonable. El Barça no ha sabido aprovechar el desliz del Atlético de Madrid frente el Levante.

Ahora el equipo barcelonista tendrá que hacer lo imposible para recortar distancias con el Atlético (y con los madridistas de Zidane). Esto pasa por vencer al Elche en su encuentro aplazado y al Sevilla el sábado y esperar que los colchoneros fallen también sus encuentros, cosa que parece improbable pero no imposible.

Todavía siguen vivos

A pesar de este estrepitoso golpe, el Barça sigue estando vivo en Liga, Copa y Champions. En la primera saben que no pueden fallar más. En la segunda deben remontar dos goles en contra al Sevilla. ¿Y en la tercera?

En la competición europea tocará otra milagrosa remontada como la del 2017 (6-1) pero con la única diferencia que el PSG de entonces no es ni mucho menos el de ahora, lo que dificulta aun más las posibilidades de pasar la eliminatoria.

Lo que se espera del Barça es que se crezca en los grandes encuentros de Champions y no vuelva a ofrecer una mala imagen.

Tras las últimas debacles (Turín, Roma, Liverpool y Bayern Munich ) en la mano de los blaugranas esta hacer que la humillación en la ida por parte los franceses de Pochettino solo sea fruto de un mal día. Solo se espera que Messi este inspirado y que el equipo se sume a él.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *