La Semana Santa del silencio

Allá en la distancia y en nuestro recuerdo
sonaban las trompetas, clarines y tambores
en los más bellos pueblos españoles.

Esa es la llamada de la Semana Santa
que con todo su regocijo y devoción
en casa seguiremos la semana de pasión.

Porque por dentro de cada uno
llevamos nuestra propia procesión
y al son de alguna saeta
alguno que otro hará la maleta.

Las películas de la vida de Cristo
nos contaran su historia.
Vendrá primero viernes de Dolores
y luego el sábado de gloria.

¡Qué silencio en nuestras calles!
solo con el silbido del viento que tengamos
al son del baile de palmas y palmones
de ese domingo de ramos.

Ya irá viniendo el viernes santo
y la pascua de resurrección
además de ese día de la mona
que pasaremos por Barcelona.

Vamos haciendo un alto en el camino
en esta semana santa del silencio
y que con toda su demora
iremos cambiando la hora.

Con este cambio de horario
del que más de uno ni se entera
ya tenemos aquí la primavera.

Menuda semana que se espera
que vaya siendo así de completa
vayamos haciendo lo que se pueda
para que acabe siendo así de discreta.

Y de esta forma ya vamos acabando
con esta más que bonita poesía
y en forma de uno de esos buenos versos
esperando que el virus se vaya pronto
y así podamos a todos repartirles besos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *