Porque madre no hay más que una

Según el calendario el primer domingo de mayo se considera el día de la madre y se supone que tenemos que acordarnos de ella solo una vez al año.

Por eso, tenemos que apelar al cariño y pasar el día con ella para, de esta manera, agradecerle todo lo que ha hecho por nosotros con regalos materiales y consumistas.

Bajo mi punto de vista parece un tanto ruin y lamentable que tengamos que dejarnos llevar por esta sociedad consumista con la única finalidad de acordarnos de nuestra progenitora.

Pueden haber muchas cosas en la vida que tengamos que ponerle precio, pero todo lo que han hecho por nosotros desde los nueve meses que nos han tenido dentro hasta día de hoy no tiene precio alguno ni por asomo.

Amor de madre, ni se compra ni se vende

El día de la madre tendría que ser todos los días porque no hay nada más grande que el amor de una madre.

Para los que tengan la suerte de tenerla, el hecho de pasar cada momento con ella vale más que todo aquellos regalos que se les puedas hacer.
Para aquellos que por alguna circunstancia no la tengan siempre les queda venerarla en el recuerdo a la persona que les dio la vida.

Con todo esto, lo vengo a decir es que ese amor que nos prodiga nuestra progenitora ni se compra ni se vende.

No hay mejor manera que darle a la persona que nos dio la vida nuestro amor incondicional demostrándoselo los 365 días del año y darle nuestra compañía a cambio de nada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *