PRÓXIMA PARADA: EL FUTURO

La compañía neoyorquina Kelekona ha lanzado un diseño nuevo de autobús eléctrico volador que puede viajar a la velocidad de un avión.

Podrá conectar Madrid y Barcelona en una hora.

Este autobús tiene capacidad para unos cuarenta pasajeros y un piloto.
Su forma es de cuña redondeada que lo hace aerodinámico y útil para el vuelo.
El cuerpo estará impreso en 3D en un compuesto de aluminio que la conjunción de diseño y material ayuda a aumentar su rendimiento en el vuelo frontal.
No tiene alas sino ocho hélices, cuatro delante y cuatro detrás, que pueden bascular para ayudarle en el despegue y aterrizaje vertical y al vuelo frontal.

Seguridad de altura
Cuenta con un mecanismo de seguridad con el que pretende equipar al autobús a base de un sistema de cámaras y radar que a unos 160 Km/h le haría protegerse de choques con otras aeronaves, pájaros, alteraciones climáticas u otras circunstancias.

Según la compañía, el autobús sería capaz de cubrir largas distancias a gran velocidad, por ello las baterías para alimentar la nave tendrían que ser enormes.

Por dicho motivo la compañía propone tener un paquete intercambiable para que se puedan reponer fácilmente.

Para este tipo de nave se tendrían que crear nuevas estructuras para que puedan despegar y aterrizar con seguridad e incluso planean construir veinte vertipuertos.
En cambio los autobuses voladores serian mucho más económicos al llevar un gran número de personas en cada vuelo pudiendo abrir así trayectos entre ciudades que no tengan buena conexión.

Este vehículo, en lugar de ser para eso, lo usarían para transporte de mercancías, hacer maniobras militares y a asistir a evacuaciones de heridos en caso de accidente.
En conclusión, tienen que pasar muchos años para que sea posible.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *