PRÍNCIPE DE MIS LABIOS

¿Cómo puedo decir que te amo?
Si no me salen las palabras
y mi boca se vuelve pequeña y temblorosa.
Tan sólo escupo amor eterno.

¿Cómo puedo decir que te amo?
Solamente me late el corazón
y me sumerjo en tus ojos
color burdeos.

¡Cómo te adoro!
¡Cómo te deseo!

Eres cómo una fruta exótica
en mi paladar.
Tan sólo de pensarlo
me deshago a momentos.

¿Cómo puedo decir que te amo?
Mi compañero gitano.
Si ya escucho tus olas en mi cabeza
todo el rato,
parece un susurro de verano,
un canturreo,
un arrullo de primavera.

Lo pienso todas las veces y grito:
¡Te quiero!
Te prometeré amarte,
respirar tu aire,
y aún así mi cuerpo tiembla.

¡Ese es mi pecado!

Mi pasión prohibida,
mi dulzura de mujer,
y mi ternura al amarte.

¡Pero no puede ser!
Amor mío.
Has sido mi juguete de playa,
mi muñeco de sal.
Y al no conocerte ha avivado más mi apego.

Te quiero,
te amo,
y es lo único que me surge
de la miel de mis labios.

Eres el príncipe de mi cuento de sol y arena.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *